Noticias

SPRI presenta su programa de ayudas Ciberseguridad Industrial 2020
abril 24, 2020
Batto, el sistema de control de aforo para hostelería desarrollado en Vitoria-Gasteiz
mayo 14, 2020

El 84,4% de las empresas se muestra favorable a mantener alguna modalidad de teletrabajo tras el confinamiento

El estudio, realizado por Osane Consulting, desvela el impacto de la implementación del teletrabajo en las empresas industriales a raíz de la crisis provocada por el COVID-19.

Además del innegable impacto económico, la pandemia y el confinamiento provocado por el COVID-19 ha hecho que muchas empresas abracen de lleno el teletrabajo. Una modalidad que, pese a ser algo habitual en algunas compañías, ha supuesto toda una revolución para muchas organizaciones que se han visto obligadas a hacer cambios e implementar nuevos protocolos.

Con el objetivo de medir y analizar el impacto de estas medidas en las organizaciones Osane Consulting, empresa alavesa especializada en seguridad corporativa y ciberseguridad, ha realizado un estudio en la que 40 pymes han compartido su experiencia con el teletrabajo durante el confinamiento y la pandemia.

Uno de los datos más significativos del estudio es que la inmensa mayoría de las empresas consultadas (84.4%) contaba ya con algún tipo de sistema de conexión remota para el teletrabajo antes del confinamiento. Mientras que el 15.6% ha tenido que implementar dichos protocolos a raíz de la situación.

A nivel de usuarios, el 64.5% de las compañías sólo permiten acceso a sus sistemas a los empleados internos, siendo 29% de las encuestadas las que además permiten acceso a empleados externos o proveedores.

El impacto del teletrabajo

Aunque es difícil medir el impacto dada la situación actual, sólo el 12,9% de los encuestados considera que su productividad se haya visto fuertemente afectada por culpa del teletrabajo frente al 26% que considera que no se ha visto afectada o el 16% que cree que ha mejorado.

Es más, el 83,3% de los empleados de las empresas encuestadas han aceptado de forma positiva esta nueva modalidad de trabajo. Un dato que, sumado al hecho de que sólo el 15,6% de los encuestados ha asegurado que su actividad únicamente es factible de forma presencial, hace pensar que esta modalidad puede persistir en muchas compañías una vez se supere la crisis del COVID-19.

Herramientas para trabajar en remoto

A nivel de tecnología, el 60% de las empresas opta por conectarse de manera remota a través de conexiones VPN mientras que el 30% no tiene esta necesidad al hacer uso de la nube.

La mayoría de empresas encuestadas, que ya habían implementado el teletrabajo o estaban en vías de hacerlo, ya contaba con los medios necesarios para llevarlo a cabo, siendo únicamente un 10% los encuestados que no disponían de las herramientas necesarias para ello: conexión VPN, ordenador portátil o teléfono móvil.

Teletrabajo seguro

La encuesta también revela que la ciberseguridad sigue siendo una tarea pendiente en lo que al teletrabajo se refiere. Solo el 27.6% de los encuestados utiliza contraseñas de doble factor de autenticación para acceder a los sistemas, siendo el usuario y contraseña tradicional el método para identificar a los trabajadores en el 60% de las empresas encuestadas.

Por otro lado, pese a que muchos de estos sistemas cuentan con medidas de trazabilidad de usuarios la encuesta revela que en el 65% de los casos estos logs no se revisan o no se encuentran adecuadamente configurados.